sábado, septiembre 02, 2006


"El vals" (Camille Claudel)

Todos los seres, decía, no son sino fragmentos dispersos de esa esfera de amor, en la cual hubo de insinuarse el odio. Y lo que llamamos amor es el deseo de unirnos y fundirnos y confundirnos, como estuvimos en otro tiempo, en el seno del dios globular que la discordia quebró. E invocaba el día en que la divina esfera se henchiría, después de todas las transformaciones de las almas. Pues el mundo que conocemos es obra del odio, y su disolución será obra del amor.

Empédocles, Dios Supuesto (Marcel Schwobb)

4 comentarios:

Alan dijo...

A ver si leo otra vez ese libro, o algún otro de Schwob.

Saludos, concierto en Sol! :)
Alan

conciertoparaviolin dijo...

Qué bueno Alan!

¿Y cual fue de todas las vidas la que más te gustó?

Alan dijo...

Pues me gustó mucho la idea del libro. Recuerdo la del capitán Kidd, y la de Burke y el otro asesino, pero tengo que leerlo otra vez.

¿Y cuál te gustó más a ti?

Saludos!

conciertoparaviolin dijo...

Yo no terminé de leer el libro confieso y esas que mencionás son las últimas. Las primeras me gustaron mucho sobre todo Empédocles y Crates.

Saludos Alan!