miércoles, marzo 29, 2006

Tired with all these...

Lo que Shakespeare dijo en el largo monólogo del "Ser o no ser" lo sintetizó admirablemente en un soneto, el número 66. La misma enumeración de cosas que agobian al hombre. Y una conclusión diferente. Cansado de todo esto el que habla partiría de este mundo. Pero de hacerlo dejaría a su amor solo.

Soneto 66
De todo esto cansado, pido el mortal descanso,
al ver nacer mendigo aquel de mayor mérito,
y la enclenque torpeza, ornada alegremente,
y la fe más sincera, vilmente traicionada
y el honor refulgente, donado innoblemente,
y la casta virtud, forzada a ser buscona,
y recta perfección, afrentada con saña,
y fuerza mutilada, por el poder corrupto

y el arte amordazado, con toda autoridad,
y la docta locura, oprimir al talento,
y la honradez sencilla, mal llamada simpleza,
y al Bien que cautivado, sirve al Mal, su Señor.

Cansado de estas cosas, quiero dejar el mundo,
salvo que por morir, dejo solo a mi amor.

Sonnet 66

Tir'd with all these for restful death I cry,
As to behold Desert a beggar born,
And needy Nothing trimm'd in jollity,
And purest Faith unhappily forsworn,

And gilded Honour shamefully misplac'd,

And maiden Virtue rudely strumpeted,
And right Perfection wrongfully disgrac'd,
And Strenght by limping sway disabled,

And Art made tongue-tied by Auhority,
And Folly (doctor-like) controlling Skill,

And simple Truth miscall'd Simplicity,
And captive Good attending Captain ill.

Tir'd with all these, from these would I be gone,
Save that to die, I leave my love alone.

3 comentarios:

Marxe dijo...

Save that to die, I leave my love alone

y dejar el amor solo... estaría muy enamorado Guillermito cuando escribió eso... pero entonces ¿qué hacía pensando en la muerte? ¿Realmente el amor salavará d ela muerte? Me voy a pensar y a terminar nmis fideos...

conciertoparaviolin dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
conciertoparaviolin dijo...

El amor es un arma de doble filo.

El amor nos salva de la muerte haciéndonos amar la vida cuando está en su esplendor. El amor como en el caso de Shakespeare lo redime de tantas fuerzas que lo oprimían. Shakespeare si bien estaba enamorado pensaba mucho en la muerte. Sobre todo en el paso del tiempo. En sus años que veia pasar, él que habla del verano de su vida, y ese amor suyo que era aún joven, que todavía estaba en su primavera y que aún conservaba las mejillas rosadas y la fuerza de la juventud.

El amor nos da la muerte cuando se va de nuestro lado. Muerto el amor que queda? Muerto el amor para que vivir? Pienso y tomo mi coca con hielo que no es light vaya uno a saber por qué.

5:17 PM