domingo, marzo 26, 2006

To be, or not to be: that is the question

"El hombre de Vitrubio" Leonardo da Vinci (1490)

To be, or not to be: that is the question:
Whether 'tis nobler in the mind to suffer
The slings and arrows of outrageous fortune,
Or to take arms against a sea of troubles,
And by opposing end them. To die: to sleep;
No more; and by a sleep to say we end
The heart-ache, and the thousand natural shocks
That flesh is heir to, 'tis a consummation
Devoutly to be wish'd. To die, to sleep;
To sleep: perchance to dream: aye, there's the rub;
For in that sleep of death what dreams may come,
When we have shuffled off this mortal coil,
Must give us pause: there's the respect
That makes calamity of so long life;
For who would bear the whips and scorns of time,
The oppressor's wrong, the proud man's contumely,
The pangs of despised love, the law's delay,
The insolence of office, and the spurns
That patient merit of the unworthy takes,
When he himself might his quietus make
With a bare bodkin? who would fardels bear,
To grunt and sweat under a weary life,
But that the dread of something after death,
The undiscover'd country from whose bourn
No traveler returns, puzzles the will,
And makes us rather bear those ills we have
Than fly to others that we know not of?
Thus conscience does make cowards of us all,
And thus the native hue of resolution
Is sicklied o'er with the pale cast of thought,
And enterprises of great pitch and moment
With this regard their currents turn awry
And lose the name of action.
***************
Ser o no ser. De eso se trata, en suma.
¿Qué es lo más noble: soportar callando
dardos y flechas de áspera fortuna,
O tomar armas contra un mar de males
Y darles fin luchando?
Morir; dormir; no más; y con el sueño
Decir que damos término a la pena
Y a los mil infortunios naturales,
Herencia de la carne_es un empeño
Para devotamente deseado.
Morir.Dormir.¿Dormir? ¡Soñar acaso!
Ahí está el punto fuerte.
Pues al pensar que sueños soñaríamos
Ya libres de las trabas de la muerte,
Se nos suspende el ánimo. Respeto
Es éste sin el cual no dejaríamos
Hacer calamidad de larga vida;
Pues ¿quién soportaría
El látigo y la coz de cada día
Los yerros del mandón, el trato recio
Del soberbio, el dolor vivo y secreto
De un amor desdeñado, la justicia
Con sus constantes plazos,
La insolencia del grande, y los rechazos
Que, con paciencia, el mérito tolera
Del hombre sin pericia,
Cuando su propia paz hallar pudiera
Con un mero estilete? ¿Quien quisiera
Jadear y gemir con tanta carga
Una vida tan larga
sino fuera
Que el temor de lo que hay tras de la muerte,
Comarca indescubierta,
Y de cuya frontera no hay viajero
Que a retornar acierte,
La voluntad del hombre desconcierta
Y le hace que prefiera
Los males que ya tiene a los que ignora?
Asi nos acobarda el buen consejo,
Y el ánimo naciente
Que el primer pronto con su albor colora
Se marchita a este pálido reflejo
Del pensamiento. Con lo cual, empresas
De gran momento y fuste
Pierden punto y ajuste
Y hasta el nombre de acción.

2 comentarios:

Touchstone dijo...

Recuerdo desde pequeño la traducción de Luis Astrana Marín del famoso monólogo de Hamlet que empezaba así: Ser o no ser: he ahí la cuestión. Qué es más levantado para el espíritu? ¿Sufrir las golpes y cargas o tomar las armas contra un piélago de calamidades, y, haciéndolas frente, acabar con ellas?

Naturalmente esto es de memoria y no se corresponderá fielmente. Pondré cuando pueda la traducción del monólogo completa.

Recordar la película protagonizada por Ethan Hawke, donde se sigue escrupolosamente el texto. En pleno New York del año 2000. Y queda magnífico.

conciertoparaviolin dijo...

gracias por pasar Touchstone.

Es cierto. La traducción es algo personal, tal vez anticuada, pero fue la única que tenía a mano.

Te agradeceré la de Astrana Marín.

Y tendré en cuenta la película.